martes, 4 de septiembre de 2018

AQUELLO QUE DAS… ¡RECIBIRÁS!


¿Te habrás puesto a pensar QUÉ TAN BUENO eres para DAR? ¿Eres de los que se desprenden fácilmente de lo que poseen para ayudar al prójimo? ¿O acaso crees que aquellos no merecen tu auxilio?

Por favor contesta las siguientes preguntas: ¿Te gusta más QUE TE REGALEN en vez de tú DAR? ¿Conoces la ley de la reciprocidad?...

¿Para ti es muy fácil o te cuesta trabajo COMPARTIR? ¿Te duele ofrecer abiertamente tus cosas materiales y sólo eres capaz de dar abrazos y sonrisas fingidas? ¿Es neta?

¿Sabes dar verdadero consuelo y confortar a quienes lo necesitan?...

Bueno, ¡suficiente de tanta pregunta! Lo primero que debes de saber es que si estás luchando contra aquello de NO QUERER COMPARTIR con los demás lo poco o lo mucho que tienes, lo que único que conseguirás es LLENAR tu vida de frustración y carencia. Y, la verdad, ese tipo de personas sólo pueden dar pena ajena.

Lo mejor es que enfrentes esa situación anómala DE NO PODER DAR de una manera específica (dirigida) y así salgas avante de la prueba… Anda, tú puedes, pero debes hacerlo ¡sin temor a equivocarte!

Al famoso MIEDO A QUEDARTE SIN NADA debes mirarlo de frente, ya que te está hablando de un aspecto muy relevante que tienes que resolver, Y CUANTO ANTES MEJOR, porque a la larga te va a causar un sinfín de problemas de los que no te podrás zafar.

Yo digo que la única forma de que esa siniestra fuerza DEJE DE TENER TANTO PODER en ti es ACEPTANDO su existencia y que la estudies a profundidad para ver qué se oculta tan adentro, si no, ese mentado MIEDO de no poder compartir te creará situaciones de inestabilidad y de carencia, y nadie quiere que la pases mal en tu vida, ¿o sí?

Ten por seguro que si vas por el mundo con una sonrisa en los labios, y ofreciendo SIN MIEDO lo que posees, CAMBIARÁ RADICALMENTE tu entorno porque estarás haciendo conocido lo desconocido… y no olvides que ese es un aspecto evolutivo que tu alma necesita como experiencia vivida.

Si mal no recuerdo se nos ha hecho mucho énfasis en esto: “Hacer el bien sin mirar a quién”, ¿cierto? Entonces lo que debes hacer es OFRECER lo mejor de ti, ya que lo que hagas por los demás se te regresará más pronto que tarde pero MULTIPLICADO.

No te la vivas buscando reconocimiento por lo que haces ni quieras un puño de aplausos por tu actuación, ya que las lisonjas vendrán, pero en el momento y en el lugar adecuado.

Recuerda que lo que DAS es aquello que RECIBIRÁS. Al menos eso dicen los que saben. ¡Y tienen toda la razón!

Toma en cuenta que a través de tu mentalidad educada estás MANIFESTANDO de manera continua, puesto que todo pensamiento creativo da origen a ciertas “formas” de lo que te rodea… De instante en instante tú creas tu REALIDAD con tus decisiones y los pensamientos que emitas.

Confía en que las fuerzas del Universo te entregarán los RECURSOS para que tus ‘necesidades’ a corto, mediano y largo plazo se vean totalmente RESUELTAS.

Nomás no le dejes todo el trabajo al buen Universo porque así no funcionan las cosas. Recuerda el dicho que dice: “A Dios rogando y con el mazo dando”. Eso quiere decir que el trabajo no es de UNO sino de DOS… Todo depende del Universo y de ti. Y de ti y del Universo.

Si has entendido que tus ideas y tu imaginación son ABUNDANCIA en tu vida, ¿ya te VISTE cómo vas a vivir los próximos 10 años? Te invito a que empieces cuanto antes a PROYECTAR –concebir mentalmente– tu hermoso futuro, ¿me entiendes?

Te ruego que tus anhelos sean muy PRECISOS para que el Universo te pueda entregar todo lo que le has planteado porque así has determinado QUE SEA.

Cualquiera de tus pensamientos son como una ORDEN para el Universo, y que cumplirá cuando menos te lo esperes.

Insisto, debes ser muy meticuloso con los deseos y peticiones que lances al infinito. Solicítale ayuda al Universo con plena seguridad y sin una pizca de miedo…

Pídele sin reserva ni medida. Sin ser una víctima de la carencia. Sin motivos ocultos. Y lo más importante, sin querer afectar de manera negativa el destino de los demás.

Declara al Universo quién eres y reclama tu herencia. Quien tú SIENTES QUE ERES, en eso te CONVERTIRÁS, júralo. Ya que todo aquello que tú sientas, es aquello que vas a VIVIR, recuérdalo muy bien.

Comparte tu abundancia libremente y enseña a los demás a reconocer y activar la suya para que dejen de sufrir más de la cuenta.

No vayas por la vida compartiendo tu “escasez” porque te convertirás en alguien necesitado y te llenarás de problemas mentales y de inseguridades.

Si aprendes a dar las GRACIAS por todo, el Universo también te lo agradecerá porque este sólo sabe actuar de manera recíproca: lo que le das te lo replica.

Y no me cansaré de repetirte: observa en tu diario vivir LO QUE RECIBES porque así sabrás LO QUE ESTÁS DANDO; no vaya a ser que en esos dos aspectos tan importantísimos de tu vida encuentres desfase alguno.

Si vas a compartir tus ‘sueños’ con los demás, tienes que ser selectivo con quien lo hagas, no vaya a ser que por pura ENVIDIA te corten las alas y no puedas volar.

Rodéate de personas que crean en ti y te apoyen en tus proyectos para que crezcan juntos.

Armoniza tu entorno evitando situaciones explosivas que drenen tu energía. Alimenta tus sueños de manera positiva y deja al Universo que actué sin mayor traba. Él sabe lo que hace y debes saber que no tiene escasez de nada.

Por último, nunca olvides que a aquello a lo que te resistes, PERSISTE… y que muchas de las veces es uno mismo quien sabotea sus propios proyectos y se autodestruye. Por favor que tú no vayas a ser uno de esos.

Yo sólo digo que si quieres BUENOS RESULTADOS empieces por ELEVAR TU NIVEL DE CONFIANZA en tu persona. ¿Quedamos?

MARTÍN PEÑA




No hay comentarios.:

Publicar un comentario