miércoles, 25 de noviembre de 2015

Ser empleado es como estar en prisión


SER EMPLEADO ES COMO ESTAR EN PRISIÓN

El problema más triste que yo veo es que quienes están empleados por un patrón, están viviendo ni más ni menos como transcurre el tiempo de encierro de un convicto en la cárcel, el cual está purgando una larga condena por un delito que cometió...

¿Qué quiero decir con esto? Que desde mi punto de vista muy particular, trabajar para terceros no es más que estar recluido en una prisión, ya sea de baja, mediana o máxima seguridad, y el carcelero es el endemoniado de tu jefe inmediato superior o el dueño de la cárcel... digo, de la empresa para la que prestas tus servicios. ¿Lo sabías?

Qué lamentable situación, en verdad.

Lo siento por todos los que no han alcanzado la libertad financiera todavía y están sufriendo las consecuencias.

¿Acaso tú eres una víctima de las circunstancias?

MARTÍN PEÑA


1 comentario:

  1. Recuerdo que solia sentirme asi en mi trabajo, ahora hace muchos años que soy libre !!

    ResponderEliminar